Libro filológicamente polémico

Un amigo me manda un artículo de El castellano. En él se habla de un libro que defiende la tesis de que las lenguas neolatinas (italiano, español, francés, catalán, etc.) no provienen del latín sino de otra lengua. No será una sorpresa que os diga que no estoy de acuerdo. Y si encima el autor del libro dice que el griego apenas ha cambiado en treinta y cinco siglos, que venga Platón y lo vea.

Anuncios

6 pensamientos en “Libro filológicamente polémico

  1. Es un tema muy interesante, y espero leer la obra comentada para poder opinar con mejor conocimiento de causa. De momento, ante la lectura del artículo, se me ocurre lo siguiente:

    El hecho de que las lenguas romances no tengan declinaciones, a diferencia del latín, se explica por la ley del mínimo esfuerzo, que rige en la evolución de las lenguas. Dentro de unos años, dejado a su evolución natural, tampoco el alemán tendrá las pocas (comparadas con el latín) declinaciones que le quedan.

    Decir que las lenguas romances no proceden del latín sino de un “italiano antiguo” es jugar un poco con las palabras.
    En el antiguo Lacio se hablaba una lengua, que, con su evolución natural, siguió hablándose durante muchos siglos y que, con el poder de Roma, se extendió a muchas regiones. Es lo que se llama “latín vulgar”. Durante el período clásico, esta lengua popular se fue perfeccionando y refinando por parte de las clases cultas hasta convertirse en una obra de arte: la lengua de Cicerón, producto artístico, pero no incomprensible para la gente de cultura media. Y el latín vulgar o hablado seguía su curso, evolucionando hasta convertirse en las actuales lenguas romances. Y con la decadencia de Roma, dejó de cultivarse correctamente el latín de Cicerón, que nunca había sido hablado por el pueblo y que, lógicamente, no pudo dar origen a las lenguas vulgares. O sea, que me sigue pareciendo que el origen de las lenguas latinas es el latín (hablado, vugar o coloquial, naturalmente, no el ciceroniano). Pero si el señor Cortez perefire llamarlo “italiano antiguo”…allá él con el invento. Polémica y fama no le faltarán.

    Y para los que quieran conocer algo serio sobre la evolución del latín recomiendo un libro precioso: “Introducción al latín” de L.R. Palmer (Ariel, 1984)

  2. Bueno, la tesis principal no creo que me la cuelen, pero como siempre a veces también sirve para pensar las cosas de otro modo. Y es cierto: lo llame uno latín vulgar o paleoitaliano, en el fondo viene a ser lo mismo.

    De todos modos el mismo ejemplo que pone el artículo de la palabra “guerra” no es aceptable, porque se supone que es una palabra germánica que se impuso a la latina igual que otras tantas en ese campo. A mí me lo enseñaron así.

    También, eso es cierto, en el caso de la filología románica, hay que reconocer que siempre se barre para casa y en caso de duda entre la lengua de sustrato y el latín, se suelen inclinar por la segunda, o en caso de etimología dudosa se la encuentran en el latín, y si no la encuentran se la buscan. En el caso de los lugares donde se hablaban lenguas célticas, como Francia y parte de España, muchas raíces debían coincidir con las latinas ya que según nos cuentan los mismos romanos veían esas lenguas como cercanas a la suya, así que atribuir casi siempre la raíz a la palabra latina es una decisión tanto metodológica como ideológica.

  3. Al contrario de lo que cree el autor de ese libro, no es de extrañar que del latín salieran diversas lenguas romances en unos siglos. Se trataba de una época en que no había un tejido comunicativo que permitiera la compartimentación de una lengua. Ahora tenemos escolarización universal y obligatoria en lenguas fijadas gramatical y oficialmente. Ponemos la televisión y vemos todos lo mismo en el mismo idioma. Existe un factor de retención gramatical que antes era desconocido. El desarrollo tecnológico frena la transformación lingüística. Es objetivamente más fácil mantener, en el siglo XXI, la regularidad del inglés en la anglosfera, del francés en la francofonía y del español en la hispanidad que mantener la regularidad del latín en el Imperio del siglo II.

  4. Todo el mundo el mun do sabe que las lenguas neolatinas derivan del paleoextraterrestre; las trajeron a la tierra los habitantes de Andromeda cuando vinieron a construir Stonehenge o como se diga. Lo dijo Iker Jiménez en su programa…

  5. buffff…acabo de leer con detenimiento el artículo y flipo. ¿o sea que en Roma no se hablaba latín sino italiano antigüo? Vaya. Entonces, ¿el derecho romano? Ah sí, que el latín siguió siendo la lengua del gobierno…aunque una sentencia que no entienden las partes del litigio es bastante absurda…Por nio hablar de las pintadas o graffitis que se han encontrado, en Pompeya, por ejemplo, que están en latín, no en italiano antiguo…Pero claro, a lo mejor era Cicerón, Ovidio o Séneca el que iba con la brocha manchando las paredes…luego sus ejemplos de palabras no latinas (soldado, tratado, etc…), que me parecen muy bien, pero seguro que con calma se pueden sacar otras tres mil que sí son calcadas del latín en las 5 grandes lenguas latinas…De momento, soldado tiene un sinónimo, militar, del latín miles, que está en francés, castellano y portugués que yo sepa…
    En definitiva, el tal Yves Cortez se lanza con la típica teória meada fuera del tiesto para ganar un poco de notoriedad porque no lo conoce ni su mujer cuando vuelve a casa a cenar después del curro, cosa que me parece bien, cada uno se lo monta como puede para ganarse las lentejas…

Los comentarios están cerrados.