Acerca de Bar del Infierno, de Alejandro Dolina

Planeta como editorial, no como grupo, tuvo el raro acierto de publicar esta maravilla del argentino Alejandro Dolina (Baigorrita, 1944), poeta, novelista, músico y conductor de exitosos programas radiofónicos y televisivos. Uno de los emitidos por la caja tonta se llamaba “Bar del Infierno”, concretamente.

Dolina bebe con fortuna de individuos como Borges o Cortázar, e incluso, me atrevería a decir, de Lord Dunsany. En el presente libro, un tipo llamado el Narrador de Historias cuenta cada medianoche una breve (muy breve) historia a quienes están encerrados con él en un bar del cual nadie puede salir, a modo de caverna platónica. El conjunto de todas las narraciones construye un libro que, en realidad, carece de estructura en sentido clásico. Esta característica, junto con la gracia infinita que Dolina atesora como prosista, proporciona una agilidad e inmediatez brutal al texto. Lectura muy interesante, aunque no ose ponerla en la categoría de “Recomendaciones literarias”.

Por cierto, los de Planeta podrían haber buscado una fotografía del autor más adecuada para la contracubierta. Lo hacen aparecer como el caracuero de la matanza de Texas.

Anuncios