Acerca de cierto mecanismo psicológico en la creación literaria

Es conocido por todos (o eso me parece) que los escritores suelen dar el protagonismo de una obra a un hombre, mientras que las escritoras suelen hacer lo propio con una mujer. Más de uno dirá que eso es el vestigio de una ontología caduca que hay que desterrar para siempre. No estoy de acuerdo. Esos mecanismos de creación son inmanentes y, como tales, difícilmente modificables a menos que se recurra a técnicas de ingeniería social.

Por otro lado, en toda obra hay un remanente del autor. Es cierto que la escritura de una obra de ficción acerca de un asesino en serie no demuestra que el escritor tenga tales tendencias, pero no deja de ser menos cierto que éste dispone de cierta chispa mental que los lectores prefieren reconocer morbosamente en él a reconocerla en sí mismos. Hay cosas que están mejor enterradas…

Pero a lo que iba: los personajes principales de ficción suelen ser, hasta cierto punto, proyecciones de la propia personalidad del creador: fobias, filias, tendencias subyacentes en pliegues recónditos de la psique… De ahí que una mujer tienda naturalmente a poner de protagonista a una mujer, así como un hombre a un hombre. Porque si ya es dicífil proyectarse en la cabeza de otro, más lo es cuando ese otro no pertenece a nuestro mismo sexo. En eso tenían razón los idealistas: el yo es intransferible.

About these ads

7 pensamientos en “Acerca de cierto mecanismo psicológico en la creación literaria

  1. Y sin embargo, Flaubert es Madame Bovary y Tolstoi es Ana Karenina, y Goethe es Margarita y Lady Macbeth es Shakespeare y etc. etc. Es decir, que eso de los niños con los niños y las niñas con las niñas está bien (es inevitable) para los artesanos de la literatura. Pero está el artista, que puede transferir el yo y todo lo que se le ponga por delante…

  2. Habría que considerar que se entiende por texto: ¿es un objeto?, ¿es un objeto+sujeto(autor)?…aclarado esto luego veremos.
    Se me ocurre que el tema es demasiado amateur como lo expone el autor y solo podría ser considerado como prototema y/o unestimulo que provoque la discusión
    Pero vamos….pregunto: ¿en tal caso quién pagará el café?…tu Seleucus?…

  3. Creo que el principal problema de la entrada es la palabra “inmanente”, sospechosa en casi cualquier disciplina pero en Literatura más que en ninguna.

  4. Imagínate un resorte mecánico que salta en un momento, con un sonido tipo “clic”. Pues ahora llévalo metafóricamente a la mente: un resorte mental que se activa en determinado momento.

Los comentarios están cerrados.